Logo
La cesta está vacía

INGOVERNABLES - A TIRO HECHO

Teatro > Teatro

resumen

Un homenaje a los que han luchado por defender el territorio, la huerta, el derecho a vivir en paz. Y a los que lo han perdido. A los que están por venir y que ya llegan. Y con la esperanza que en un mundo sin plan B, encontremos salidas a la devastación depredadora del capital.


 

Compartir publicación



Ingobernables es un recorrido por los diferentes espacios cotidianos que conforman una de las problemáticas más importantes generadas a partir de la crisis global de 2008.
La propia caída del mercado inmobiliario dio pie a una nueva fase del capitalismo financiero, centrado una vez más en un derecho básico de las personas: la vivienda.
 
Pero las normas han cambiado. Y con esto se ha expandido un fenómeno, que aunque ya existía, ahora se ha vuelto más voraz y agresivo: la destrucción del territorio.
Y la transformación del mismo sobre la base de su rendimiento económico: turistificación, gentrificación, expulsión de vecinos y vecinas de sus casas y barrios, y sacrificio de parajes naturales y rurales bajo la apisonadora del falso ídolo: el progreso.
Es decir, la rentabilidad.
El negocio.
A través de textos ácidos se crean situaciones hilarantes, que simplemente retuercen la muesca de cinismo que impera en el mercado.
A través del movimiento y la danza política se representan los flujos de personas que pierden su medio de vida, su vivienda y su dignidad.
 
La precarización narrada a través de los ojos de las que la sufren, y también a través de los ojos de los que obtienen este sistema neoliberal es una gran comedia, en la que unos ríen, y otras aplaudimos desde el gallinero.
 
Esta obra llega para decir: atentos! Os tenemos calados. Sabemos quiénes sois, y cómo funcionáis. Y para poner serias dudas sobre la mesa. Cuestionarnos el porqué, y saber- que somos muchas, que quizá en el fondo no están tan
 
seguros sobre sus torres de marfil. Sólo tal vez.
Para plantearnos que tal vez, y sólo tal vez, aún tenemos las fuerzas para dar guerra.
 
Envuelta en el ritmo trepidante de trompetas, sintetizadores y sonidos de excavadora, la música en directo trepa el espacio escénico. Siete intérpretes en escena defendiendo las palabras y los gestos que acompañan al movimiento
(Santo y seña de Atirohecho).

ESPECTÁCULOS DESTACADOS